Los secretos de la cocina porteña
La escena es enorme y variada como en las grandes metrópolis.

Los secretos de la cocina porteña

Cuando se le pregunta a cualquier dueño de restaurante de la ciudad por el secreto del éxito de su negocio, más allá de las particularidades, todos contestan lo mismo: a los porteños les encanta salir a comer. Algunos prefieren un buen plato de pastas de bodegón, otros sentarse en el más coqueto restaurante de Palermo y un tercero devorarse un buen asado en una parrillita. Pero, sin lugar a dudas, comer afuera es una de las salidas preferidas en Buenos Aires. Será por eso que la escena gastronómica es enorme y tan variada como en las más grandes metrópolis del mundo. Un pantallazo completo sería inabarcable, así que elegimos algunos de los conceptos y propuestas que más identifican a nuestra ciudad tal como la viven (y la comen) sus habitantes: lo que no podés dejar de contar cuando te pregunten a tu vuelta.

Clásicos de ayer y hoy: parrillas y bodegones

Cada ciudad tiene sus comodines, y Buenos Aires, siempre compleja y contradictoria, tiene dos: las parrillas y los bodegones. Los bodegones son la síntesis porteña de las corrientes migratorias más importantes que llegaron a la ciudad, la italiana y la española. Aquí se comen buenos platos de pasta, “minutas” (platos que se hacen en minutos: argentinísimas milanesas, supremas en diversas preparaciones, papas fritas o al horno), algunos platos a base de mariscos y pescados e, infaltable, una selección de cortes de carne a la parrilla. Son marca registrada de este tipo de restaurantes sus mozos de oficio, que llevan décadas trabajando en el mismo lugar, conocen de memoria los menúes y asombrarán a los comensales con sus destrezas a la hora de llevar cinco platos a la vez. Algunos bodegones llevan más de 100 años abiertos.

Las parrillas son el equivalente porteño de las steakhouses norteamericanas: la estrella indiscutida es la carne, que se acompaña con papas fritas o “ensalada mixta’ (de tomate y lechuga). Una ventaja de la omnipresencia de la carne en la Argentina es que hay parrillas para cualquier precio que se quiera pagar, desde un lugar sin mesas en una esquinita de barrio a las más exclusivas en Palermo o Puerto Madero. La calidad de la carne, desde ya, no es siempre la misma, pero en todas se pueden probar los cortes más apreciados por los argentinos (bifes de lomo, de costilla, vacío y muchos más) y las características achuras (lo que los españoles llaman casquería: chorizos, mollejas, riñones y demás).

El crisol de razas (y platos)

Buenos Aires es una ciudad de inmigrantes, ayer y hoy, y cada comunidad que vino trajo, entre sus costumbres, su cocina: de manera que cuando te aburras de comer asado (sí, eso puede pasar) hay mucho que probar. Algunas colectividades, como la italiana y la española, llevan mucho tiempo en la ciudad. Otras se han puesto de moda recientemente: panaderías francesas, cevicherías peruanas (las estilo Nikkei, que fusionan la gastronomía peruana con la nipona, son furor entre los restaurantes de alta gama), restaurantes árabes y armenios, por mencionar solo algunos ejemplos. Y lo que no llega solo, se trae: los restaurantes estilo deli norteamericanos, por ejemplo, han sido reversionados y adoptados por la ciudad y sus habitantes.

La nueva cocina porteña: los bistrós

Finalmente, para los visitantes más chic que quieran conocer las nuevas tendencias de la cocina porteña, vale la pena pasar por los pequeños bistró que poblaron Buenos Aires en los últimos veinte años. Son lugarcitos muy trendy pero amigables, atendidos por los chefs jóvenes más famosos de la ciudad, que recuerdan a restós neoyorquinos: toman lo mejor de la comida porteña y lo fusionan con todo tipo de influencias, poniendo el acento en la calidad del producto y la frescura de los ingredientes. Vegetales orgánicos, pastas caseras, buenas carnes y pescados en preparaciones sencillas que permiten saborear bien el plato son el tipo de cosas que se puede encontrar. Dependiendo del barrio (y el estilo particular del restó), algunos son más bohemios y otros de más alto perfil, pero todos tienen su encanto. Bonus: suelen cambiar el menú muy seguido, así que si te enamorás de uno, podés volver la semana siguiente y probar algo distinto. 

Te puede interesar:


¿Querés conocer todas las actividades de la Ciudad? Ingresá a BA Planner

 

Bar El Colonial

Este edificio conserva algunos ladrillos de la época colonial, hechos con barro y paja secados a horno.

Bar El Estaño 1880

Café y restaurante del barrio xeneize, enraizado en la zona desde 1880.

Bar Iberia

Es el segundo bar más antiguo de Buenos Aires…

Bar La Academia

En Callao casi Corrientes está la única Academia de la ciudad que nunca cierra…

Bar La Buena Medida

Se ha constituido en uno de los refugios genuinos de La Boca.

Bar Lavalle

El solar en el cual se erige el Bar Lavalle fue habitado desde los tiempos de la colonia...

Bar Oviedo

Barrio que por mucho tiempo fue el punto de encuentro entre el campo y la ciudad...

Bar Palacio

Un lugar de encuentro para los coleccionistas y amantes de las cámaras…

Bar Plaza Dorrego

Aquí tuvieron un encuentro los célebres escritores Borges y Sábato.

Bar Saint Moritz

Sus mesas escucharon los diálogos de Leonor Acevedo y su hijo, Jorge Luis Borges, vecinos del local…

Bar Seddon

El gastado piso calcáreo en damero blanco y negro y la boiserie con espejos añaden calidez al ambiente...

Bar Sur

El bar lleva este nombre por estar ubicado en el antiguo límite sur.