Mercados gastronómicos

Los barrios, los mercados y las colectividades.

Barrio Chino

En el bajo Belgrano, a metros de la vía, en Juramento y Arribeños, se erige el arco que marca el comienzo del Barrio Chino, donde buena parte de esta comunidad asiática tiene sus negocios. Allí el visitante se encuentra con restaurantes, supermercados, tiendas de videos, venta de artículos de bazar, casas de medicina oriental, etc. Es un paseo que vale la pena hacer si se quiere ver algo diferente. Arribeños entre Juramento y Olazábal, barrio de Belgrano.

Barrio Coreano

Muchos de los coreanos que se establecieron en el país llegaron en la década de 1960 y se dedicaron al comercio, la fabricación de indumentaria, la pesca y la gastronomía. De hecho hay más de 120 restaurantes coreanos en la Ciudad de Buenos Aires y el partido de Avellaneda. El Barrio Coreano, epicentro de la actividad cultural y comercial de esta comunidad, se encuentra en el barrio de Flores. No es fácil encontrar los restaurantes de esta etnia porque muchos no están a la vista, pero se pueden probar exquisiteces como el “bulgogi”, una especie de “pierrade” oriental y el “bi bim bap”, un tipo de fondue coreana. Av.Carabobo al fondo (entre Av.Eva Perón, Av.Castañares y Av.La Plata), barrio de Flores.

Mercado de Liniers

Otro de los puntos pintorescos e interesantes para visitar es el Barrio Boliviano de Liniers (a pesar de su nombre, allí viven ciudadanos locales y peruanos). En sus puestos y locales de venta se pueden encontrar productos como quinoa, amaranto, chicha morada, ají panka, rocoto, leche evaporada, papines andinos y demás productos que vienen del Norte. Además se puede hacer una interesante experiencia gastronómica en los restaurantes aledaños; no faltan los ceviches, el pollo a las brasas, el ají de gallina, el tacu tacu, las sopas de quinoa, las planchitas y las empanadas bolivianas. Un auténtico viaje al Altiplano sin salir de la Ciudad. José León Suárez 100, barrio de Liniers.

Mercado de San Telmo

Por íncreible que parezca todavía se conserva en Buenos Aires el espíritu de los primeros mercados. A minutos del Obelisco, de fachada típicamente italiana e interiores amplios, el Mercado de San Telmo es lugar de encuentro obligado para los vecinos del barrio, así como también de visita imperdible para los cientos de turistas que día a día se acercan a conocerlo. Un lugar detenido en el tiempo Visitar el mercado es aventurarse a un paseo que rememora la Buenos Aires de antes. Realizar las compras del día, buscar algún condimento que no es sencillo encontrar en otro lugar, o simplemente dejarse llevar entre los puestos de antigüedades, artesanías, discos o juguetes viejos, es una experiencia ecléctica, que toma lo mejor de cada rubro para hacer de ello una combinación nueva y única. Este rejunte de propuestas disímiles son el gran atractivo del paseo. Más info

Mercado del Progreso

En el barrio de Caballito está uno de los mercados gastronómicos con más historia de Buenos Aires. El Mercado del Progreso abrió sus puertas en 1889 y hasta el día de hoy ofrece una amplia variedad de productos. Hay bares, pizzerías, vinotecas, carnicerías, panaderías y pescaderías. Más info.