El Mirasol de Boedo

Un histórico restaurante que abrió sucursales en otros barrios.

Un lugar con historia que ofrece al visitante un viaje en el pasado y cuya ambientación se mantiene desde sus inicios. La empanada frita de la casa es imbatible. Las mollejas y los chinchulines de cordero expresan sabores que no son fáciles de encontrar en la ciudad. El matambre de la casa, la entraña entera, el asado especial, el baby beef de 1 kg, la colita de lomo son algunas de las especialidades de este restaurante. Tiene 7 variantes de papas fritas y 14 combinaciones de ensaladas. Cuenta con sucursales en Recoleta y Puerto Madero.

Fecha de inauguración: 1967
Especialidad: chinchulines/mollejas de cordero, matambre, baby beef, brochette de lomo y molleja
 

 

BOEDO 136

La Guitarrita

Cuenta con más de 70 variedades de pizzas.

La Más Querida

Cuenta con variedades de pizzas poco convencionales.

La Mezzetta

Acá solo se puede comer de pie, no hay mesas ni sillas.

La Moderna

De los fundadores de la clásica pizzería La Continental.

La Posta de Achaval

El lugar siempre está ocupado por sus fieles clientes.

La Posta de Antonio

Todo lo que uno elige sale en el punto pedido y, además, es muy rico.

La Raya

Creada por un pionero que inspiró muchas parrillas porteñas.

Las Cuartetas

Aquí comía el letrista de Carlos Gardel.

Las Nazarenas

Desde la vidriera se ve el asador al estilo criollo.

Los Campeones

Fundada por cuatro fanáticos del fútbol, de ahí su nombre.

Los Inmortales

Sus paredes están decoradas con figuras de la década del 30.

Los Muchachos de Punto y Banca

Sus empanadas fritas son un clásico de Buenos Aires.