A partir del 20 de marzo de 2020 y por el Decreto 297/20, todo el país ingresó en un período de

aislamiento social, preventivo y obligatorio.

¿Qué significa?

Que no podés salir de tu domicilio o alojamiento en la Ciudad más que para aquellas actividades

previstas en cada una de las fases del plan integral de puesta en marcha de la Ciudad de Buenos Aires.

Si no cumplís con estas normas, estás cometiendo un delito.


En caso de haber viajado a un país donde circula el virus o haber tenido contacto con

algún enfermo, debés permanecer durante 14 días en aislamiento.

Y si además tenés algunos de los síntomas, llamá gratis al 107


Para más información, mandá un correo electrónico a turismo@buenosaires.gob.ar

Confiteria Le Caravelle

Abrió sus puertas en 1962, hoy el Café se mantiene como entonces...

La calle Lavalle, nuestra primera peatonal, fue durante mucho tiempo la calle de los cines.  Precisamente por esos tiempos, en 1962, abrió sus puertas Le Caravelle Caffe a la italiana, en Lavalle 726, a metros de la esquina con Maipú.

Hoy el Café se mantiene como entonces. Una sensación de placidez y de familiaridad atemporal nos invade. Sobre la pared de la derecha, enmarcados por una publicidad de Lagorio, cuatro
relojes iguales nos dan la hora en Buenos Aires, Roma, Madrid y Atenas.

Le Caravelle tiene dos barras, la izquierda corresponde al bar y sandwichería (tiene algunos bancos altos), y la venta de café en grano o molido. Por detrás de ella tres fotos iluminan el espíritu de la casa: una de Piazza Navona con la Fontana dei Fiume, con nuestro Río de la Plata incluido; otra de la fuente más grande de Roma: la Fontana di Trevi, aquella de la escena famosa de Marcello Mastroiani y Anita Eckberg en La Dolce Vita, película de Federico Fellini de 1960, y por último una de la escalinata que desde Piazza España, con ecos del poeta John Kyats, luego de 135 escalones, nos lleva hasta Trinitá del Monti Pincio.

La barra de la derecha corresponde a la cafetería propiamente, en su exhibidor buenísimas medialunas de grasa o manteca y manzanitas nos provocan. Aquí se consume de pie. En este sector una cafetera exprés Lagorio no deja de trabajar. Las tazas de café, tanto como las servilletitas de papel, tienen impreso el logo de Le Caravelle.

Los pintores Guido Cinti y Dante Anteo Savi, el grabador y arquitecto Alfredo Bollón, la fotógrafa Silvia Troian, el “bon vivant” Guido Gazzoli, lo mismo que los escritores Michele De
Nichilo y Claudio Sáez, entre muchos otros amantes del buen café, pasaron por este local.

 

 

LAVALLE 726

4322-1673

Café Los Galgos

Entrañable café de los hermanos Ramos, es uno de los clásicos del centro.

Café Mar Azul

Presenta un sector revestido con vidrios pintados de los que ya no quedan muchos en la ciudad...

Café Margot

Perón entró al bar para probar el sandwich de pavita del que tanto le habían hablado.

Cafe Nostalgia

En el interior, las sillas y mesas tipo Thonet y la barra de madera aportan calidez...

Café Ocho Esquinas

En “la triple frontera” porteña, el café se destaca por su famoso jamón crudo, sus especialidades alemanas y su cerveza tirada.

Café Olimpo

Inspiró su nombre en el equipo de fútbol que jugaba justo en frente…

Café Roma (Balvanera)

Café Roma (La Boca)

Un café notable que combina el estilo barrial con el anticuario.

Cafe Tabac

La historia secreta del cadáver de Eva Duarte empezó a develarse en una mesa de Tabac…

Café Thibon

La familia Thibon se dedicaba al cultivo de la vid en su Francia natal y trajo a Buenos Aires en 1935 sus conocimientos sobre el tema.

Café Tortoni

En sus mesas se sentaban personalidades como Gardel, Lorca, Borges y Cortázar.