Café Ocho Esquinas

En “la triple frontera” porteña, el café se destaca por su famoso jamón crudo, sus especialidades alemanas y su cerveza tirada.

En Forest 1186/88, debajo de un edificio art-decó de dos plantas, funciona desde 1939 el Café Ocho Esquinas. Su ubicación está en la confluencia de las avenidas Forest, Álvarez Thomas y Elcano, al que se suman, tímidamente, algunas calles. Es la “la triple frontera” porteña: Chacarita, Colegiales y Villa Ortúzar.

Homero y Virgilio Espósito, Julián Centeya, Aníbal Troilo, Homero Manzi y Osvaldo Pugliese, selección tanguera de súper lujo, estuvieron entre sus parroquianos.  Actualmente se agregan a la lista la cantante y autora de rock Hilda Lizarazu, los actores Diego Peretti y Héctor Bidonde, el periodista Juan di Natale y el guitarrista Luis Salinas.

El interior de Ocho Esquinas es amable y muy cálido. Muchas fotos de hombres del tango: Gardel, Jorge Vidal, con dedicatoria incluida, Goyeneche, Troilo, Pugliese, Miguel Montero, Alberto Echagüe, Julio Sosa, Atilio Stampone, Piazzolla, Edmundo Rivero, Floreal Ruiz, Argentino Ledesma, Mario Bustos.  También los retratos de Alberto Olmedo, como Rucucu, del gordo Porcel y de Tato Bores, arrancan una nostálgica sonrisa.

El café se destaca por su famoso jamón crudo, sus especialidades alemanas y su cerveza tirada.
Además, el café con leche y los capuchinos, tanto como los chocolates fundidos en olla de cobre, son una buena opción para el desayuno, acompañados con tostadas o medialunas.
Otros de sus fuertes gastronómicos son “Los Esquinazos” (sándwiches muy especiales), tanto los Clásicos de crudo y manteca; matambre y berenjenas; leber, queso y pepinos, y mortadela y tomates; como los Selectos de bondiola serrana con gruyére; spianata con provolone, o muzzarella con tomates secos, albahaca y oliva. Hay buenas pastas como fussilis al fierrito y tallarines cortados a cuchillo.

Entre sus especialidades de cocina alemana, se destacan: las Kassler (costillas de cerdo ahumadas) con chucrut y papas al natural, o los Knackwurst (chorizos y salchichas alemanas) con chucrut o la tradicional ensalada de papas de la casa. Los viernes y sábados se caracterizan por sus “Noches de Picadas”.

Café Ocho Esquinas, un lugar para disfrutar sin apuros, para quedarse, y para volver.

 

 

FOREST AV. 1186

4554-5129

http://ochoesquinas.com.ar

Bar Oviedo

Barrio que por mucho tiempo fue el punto de encuentro entre el campo y la ciudad...

Bar Palacio

Un lugar de encuentro para los coleccionistas y amantes de las cámaras…

Bar Plaza Dorrego

Aquí tuvieron un encuentro los célebres escritores Borges y Sábato.

Bar Saint Moritz

Sus mesas escucharon los diálogos de Leonor Acevedo y su hijo, Jorge Luis Borges, vecinos del local…

Bar Seddon

El gastado piso calcáreo en damero blanco y negro y la boiserie con espejos añaden calidez al ambiente...

Bar Sur

El bar lleva este nombre por estar ubicado en el antiguo límite sur.

Bar The Brighton

Recomendable para aquellos que quieran recrear el ambiente de la “Belle Époque” porteña.

Barbaro bar

Fundado por el artista plástico Luis Felipe Noé en 1969...

Boston City

En uno de los departamento del edificio vivó Antoine de Saint-Exupéry…

Café de García

Su picada y la cantidad de fotos y objetos que adornan la pared hacen de este bar, un bar tradicional.

Café de la esquina

El edificio data del año 1906, y este café funciona desde 1983…