¿Qué requisitos de ingreso debés cumplir para poder visitarnos?

¿Cómo está funcionando la ciudad y cuáles son las actividades disponibles a partir de las medidas vigentes?

¿Qué hacer y dónde acudir si tenés síntomas o sos contacto estrecho?



El orfebre que hace arte monumental
Marcelo Toledo creó de todo: desde regalos para miembros de la realeza que visitan la ciudad hasta joyas para musicales de Broadway y grandes esculturas.

“Todo un universo en metal”

Una de las primeras cosas que notará un visitante en la galería de Marcelo Toledo, en pleno corazón del bohemio barrio de San Telmo, es la gran variedad de trabajos en exhibición: desde gemelos para camisas hasta grandes piezas de escultura. La galería está rodeada de bulliciosas calles adoquinadas llenas de tiendas de antigüedades, pero aunque Marcelo comenzó su carrera produciendo obras de plata tradicional argentina, se ha convertido en un platero poco convencional que aborda grandes temas. Su arte es tan versátil que, entre sus producciones, podemos encontrar piezas realizadas para la realeza, otras para musicales de Broadway e incluso algunas que se encuentran en lugares como una estación de tren.
 
“Es todo un universo en metal,” afirma el artista sobre su galería, donde algunas de sus piezas más abstractas son manifestaciones sobre temas como la violencia de género y el terrorismo. “Este no es una profesión normal,” dice él. “Tenés distintos momentos de creación y expresión y el trabajo evoluciona”.
 

 

 

De las ferias callejeras a Broadway y más allá.

Pese a la versatilidad de sus obras, es apropiado que la galería de Marcelo se encuentre en la Plaza Dorrego, ya que en su infancia encontró su inspiración en la tienda de antigüedades de su abuelo. En sus comienzos, a sus cortos 19 años, vendía sus trabajos (artesanías argentinas tradicionales como mates y cuchillos) en la feria de artistas de Caminito, en La Boca. Poco tiempo después ya era un experto en su oficio y fue comisionado por la presidencia para hacer regalos a miembros de la realeza que visitaron el país, como la reina Isabel II del Reino Unido y el rey Juan Carlos de España: “es fuerte prender la televisión a la noche y ver al presidente de los Estados Unidos con un pin puesto que entregaste esa misma mañana,” reconoce.
 
Su mayor oportunidad surgió de su fascinación por Eva Perón, la primera dama más famosa de la Argentina. A partir de esto, emprendió un gigantesco proyecto recreando las joyas de Evita, basándose en fotografías en blanco y negro y notas de su subasta. Tanto trabajo tuvo su recompensa y la obra apareció más tarde en el escenario del musical Evita en Broadway y en el West End de Londres. Desde entonces, parece que todo es posible: una de sus piezas más recientes es una instalación de 15 metros que se muestra en la estación de subte Julieta Lanteri, en Buenos Aires.
 
“Empecé con las idiosincrasias argentinas pero con un toque de vanguardia, algo propio y quizás no tan gauchesco, y desarrollé desde allí,” dice Marcelo. “Cuando sentía que ya no tenía restricciones técnicas y tenía la experiencia necesaria, empecé a trabajar más en lo conceptual y en lo que quería comunicar, no solo en cosas que tienen una función. Abordo grandes temas para superarme y no quedarme en el cómodo. Al final, la orfebrería siempre ha sido cómo comunico con el mundo”.
 
Galería Martin Toledo, Humberto Primo 462
 
En Buenos Aires, trabajo y pasión muchas veces van de la mano. Descubrí más profesiones porteñas.
 

¡Te invitamos a conocer todas nuestras series!