¿Qué requisitos de ingreso debés cumplir para poder visitarnos?

¿Cómo está funcionando la ciudad y cuáles son las actividades disponibles a partir de las medidas vigentes?

¿Qué hacer y dónde acudir si tenés síntomas o sos contacto estrecho?


9:30 h | La Avenida Alvear y sus suntuosos palacios.

Esta es de las avenidas más elegantes y distinguidas de la Ciudad.

También lo vas a encontrar en:

La Avenida Alvear, tal vez la más elegante de la Ciudad, fue trazada en 1885 por iniciativa del intendente Torcuato de Alvear. Aunque originariamente se llamaba Bella Vista, fue luego rebautizada en homenaje a Carlos María de Alvear, el padre de Torcuato y un hombre de actuación destacada en los inicios de la Argentina. 

Esta arteria de Buenos Aires nace en la plazoleta Carlos Pellegrini y desemboca frente al monumento a Torcuato de Alvear. Esa obra de Juan Lauer, inaugurada en 1900, está compuesta por una columna de mármol de estilo dórico, coronada por una figura alada que representa la Gloria. En la parte media, sobre el fuste, se halla el busto del primer intendente de Buenos Aires y, en la base, tres bajorrelieves que representan los hechos centrales de su actuación como precursor del desarrollo urbanístico de la Ciudad.

Al recorrer esta avenida, te vas a sorprender con la imponencia de una serie de residencias aristocráticas. Estas construcciones reflejan la influencia del academicismo francés y le dan a la zona un aire parisino. Anotalas: el Palacio Pereda (hoy residencia del Embajador del Brasil, Arroyo 1130), el Palacio Ortiz Basualdo (que alberga la Embajada de Francia, Cerrito 1399), la mansión de Concepción Unzué de Casares (sede del Jockey Club, Av. Alvear 1345), el Palacio Álzaga Unzué (donde funciona el Four Seasons Hotel, Posadas 1086) y la residencia Duhau (hoy Park Hyatt Hotel, en Av. Alvear 1661). A su vez, en la esquina de la Avenida Alvear y Ayacucho, se alza el sofisticado Alvear Palace Hotel, majestuoso por su arquitectura y decoración, y donde se han hospedado desde emperadores y reyes hasta presidentes de todo el mundo y artistas de renombre internacional. Este edificio es un símbolo indiscutible de la Belle Époque, que fue inaugurado oficialmente en octubre de 1932, 10 años después de terminada la obra. En el año 2003, fue declarado Monumento Histórico de la Ciudad de Buenos Aires.


 
« Anterior | Siguiente »
 

GUIDO y JUNIN