Palacios

En medio de lo moderno de la ciudad, parecen salidos de novelas históricas.

Palacios de la ciudad

Dentro del paisaje moderno que impone la ciudad, los palacios porteños se erigen como memoria viva de la historia de la ciudad. Parte de la historia de los primeros años de la Argentina, embellecen cuadras y barrios y detienen miradas y flashes.

Balvanera

En este barrio se encuentra uno de los más fastuosos palacios de la ciudad: el Palacio de Aguas Corrientes. Nació en una época de bienestar económico, cuando se decidió abastecer a la Capital de una red de agua corriente de avanzada. Su fachada es lo más conocido y admirado: el revestimiento fue realizado en 130 mil ladrillos esmaltados y 300.000 piezas de cerámica importados de Bélgica e Inglaterra. En su interior se puede visitar el Museo del Patrimonio Histórico.

Monserrat

No pueden faltar varios palacios icónicos en medio del barrio ubicado en el casco histórico de la ciudad. Si alguien tuviera un solo día para recorrer Buenos Aires, la recomendación sería visitar esta zona: no sólo porque tiene la Casa Rosada, la Plaza de Mayo, el Cabildo y el Palacio Municipal, sino porque es el barrio donde transcurrieron buena parte de los sucesos que definieron la identidad de todos los argentinos. El Palacio del Congreso de la Nación Argentina es el corazón del barrio. Es uno de los congresos más grandes del mundo. El estilo de la obra es un eclecticismo grecorromano. El edificio se distingue por su cúpula, que alcanza los 80 metros de altura y por el fondo que ofrece a la Avenida de Mayo, donde se yergue soberbio, con sus proporciones perfectas y un aspecto de magnificencia severa y elegante. Sacarle una foto es llevarse una portal porteña casera. Sobre la Avenida de Mayo, se levanta el Palacio Barolo, el más alto de su época. Para los amantes de la arquitectura, es una verdadera joya: el edificio está lleno de analogías y referencias a la Divina Comedia. El documental “El Rascacielos Latino” (estrenado en 2013), analiza estas curiosidades. En Monserrat también nos encontramos con el Palacio de la Legislatura de Buenos Aires, uno de los más llamativos y grandes de la ciudad. Tiene una torre de 97 metros de altura y una particularidad que lo hace único: un reloj comando de melodía Westminster, con un carrillón de cinco campanas. El reloj controla la marcha de otros 80 relojes distribuidos en el resto del edificio. Se suma a este otro carillón que tiene 30 campanas. Dicen que en Monserrat el tañir de las campanas era tan ensordecedor que terminaron prohibiendo su uso cada dos horas.

Recoleta

El Palacio Duhau forma parte de los importantes edificios de la Avenida Alvear. Este palacio responde a líneas neoclásicas de influencia francesa. Está absolutamente inspirado en el Chateau du Marais (cerca de París). Hasta hace poco vivieron allí los descendientes de los Duhau, una familia tradicional de estancieros argentinos. En la actualidad funciona como un importante hotel cinco estrellas. En la misma cuadra, a escasos metros, nos topamos con el Palacio Fernández Anchorena, que actualmente pertenece a la Santa Sede y funciona allí la Nunciatura Apostólica. ¿Una curiosidad? Fue la residencia del Papa Juan Pablo II durante sus dos visitas a Buenos Aires, en 1982 y 1987. También responde a líneas francesas pero con acercamientos al art nouveau.
Por último, si se está en Recoleta, pasar por el Palacio Pizzurno no va a dejar lugar al arrepentimiento.

Retiro y Palermo

Retiro también es una zona prolífica en palacios. Imperdibles el Palacio Estragamau y el Palacio San Martín. Este último es un valioso testimonio del nivel alcanzado por la arquitectura del clasicismo francés y la adaptación de tipos de residencia franceses del siglo XVIII al medio local. Además está frente a la Plaza San Martín, una de mas más lindas de la ciudad, y pueden realizarse visitas guiadas. Ya en Palermo, es más difícil encontrar este tipo de construcciones, dado que la mayoría de ellos se construyeron en los primeros años del país, cuando la ciudad recién nacía. De todas maneras, el Palacio Errazuris es una hermosísima excepción y una de las mansiones más elegantes de Buenos Aires. Alberga la Academia Argentina de las Letras, la Academia Nacional de Bellas Artes, el Museo Nacional de Arte Decorativo y el Museo de Arte Oriental. Gracias a ello, es la única mansión de estilo francés abierta regularmente al público en general.

Listado completo de los palacios

Palacio Álzaga Unzué, Palacio Alcorta, Palacio Bosch, Palacio Casey, CCK, Palacio Díaz Vélez , Palacio Elortondo Alvear, Palacio Estrugamou, Palacio Fernández Anchorena, Palacio Haedo, Palacio Las Lilas, Casa Marcó del Pont, Palacio Madero Unzué, Residencia Maguire, Palacio Municipal de la Ciudad de Buenos Aires, Palacio Ortiz Basualdo Anchorena, Palacio Ortiz Basualdo, Palacio de Justicia de la Nación, Palacio Paz, Palacio Pereda, Palacio Raggio, Residencia Leloir, Villa Roccatagliata.

Conocé la arquitectura porteña, nuestro eclectisismo arquitectónico, los arquitectos que dejaron su huella y no te pierdas los pasajes de la ciudad.