¿Qué requisitos de ingreso debés cumplir para poder visitarnos?

¿Cómo está funcionando la ciudad y cuáles son las actividades disponibles a partir de las medidas vigentes?

¿Qué hacer y dónde acudir si tenés síntomas o sos contacto estrecho?



El arte en el mundo subterráneo
Presente en cada rincón de la ciudad, las manifestaciones artísticas también se desarrollan bajo tierra.

En Buenos Aires el arte está en todos lados. Y el metro -o subte, como lo llaman los porteños- no es ninguna excepción. Para ofrecer a sus usuarios una experiencia de viaje más agradable, este medio de transporte posee 450 intervenciones, fruto del trabajo de 200 artistas.

Acá van algunas recomendaciones de obras que se exhiben algunos metros bajo tierra y, a su vez, los sitios a los que podés llegar con cada línea de subte. Sin embargo, no te limites a nuestras recomendaciones: ¡explorá el mundo subterráneo porteño que seguramente te va a sorprender!

Línea A: las pasiones y promesas porteñas

Arte Urbano - Subte A

Conocida por ser la primera línea de metro de la ciudad e incluso de América Latina, la línea A tiene una temática que remite a la construcción de la nación. Esta línea, identificada con el color celeste, conecta el centro porteño con el barrio de Flores. En cada una de sus 18 estaciones podrás encontrar expresiones artísticas relacionadas con los pueblos originarios, los procesos inmigratorios y algunos símbolos de la tradición porteña.

La estación Lima, ubicada en la intersección oeste de la Av. de Mayo y la av. 9 de Julio tiene obras de tres artistas que expresan diferentes temáticas. La primera, de Gustavo Godoy, se llama "La Promesa" (foto), que retrata con humor fotos antiguas transformadas en nuevas obras de arte. Por otro lado, el mural de cómics de Horacio Altuna llamado "Gente de Buenos Aires" demuestra la diversidad de los porteños en sus ideales, intereses, valores y pasiones. Por último, el artista Hermenegildo Sábat contribuyó con tres murales llamados "Músicos de Buenos Aires I, II y III", que homenajean a reconocidas estrellas del tango: el primero retrata a Julio de Caro; el segundo a Ástor Piazzolla; y el último reúne a Aníbal Troilo, Homero Manzi, Enrique Santos Discépolo y Carlos Gardel.

Línea B: la relación precolombina y el fileteado porteño

Arte Urbano - Subte B

La línea más concurrida conecta el centro de la ciudad con otros barrios a través de la av. Corrientes y se identifica con el color rojo. Con temáticas muy variadas, cuenta con obras que van desde la fauna y flora del país hasta los pueblos originarios, pasando por recuerdos de momentos duros de la historia argentina, como el atentado a la AMIA. Pero no se limita a esto: también hay murales sobre el tango y sobre los barrios que transita el subte.

Vale la pena destacar dos estaciones de esta línea. La primera, más alejada del centro, De los Incas / Parque Chas, presenta grandiosas esculturas de obras precolombinas con piezas e imágenes que muestran la simbología de esta cultura. Por otro lado, en un lugar más céntrico, no podríamos dejar de mencionar la estación “Carlos Gardel” en la zona del Abasto. Si parás en esta estación, te recomendamos prestar especial atención a las diferentes técnicas utilizadas en sus nueve murales. Cuatro de ellos están realizados en  pequeños mosaicos por el artista plástico Marino Santa María en homenaje a Carlos Gardel, el tango, la zona del Abasto y la av. Corrientes; otro mural clásico es el del renombrado artista de fileteado León Untroib (foto), ubicado antes de los molinetes; también se encuentra allí la obra de Andrés Comagnucci, quien retrató a Gardel tres veces utilizando técnicas de fileteado.

Línea C: el homenaje a los españoles

Arte Urbano - Subte C

La línea C, la más corta con 9 estaciones, une las dos principales terminales de trenes de la ciudad, Retiro y Constitución, y se identifica con el color azul. Bautizada como "la línea de los españoles", en sus intervenciones predominan los paisajes del país europeo del que la Argentina heredó, entre muchas otras cosas, su lengua. Fue la primera línea en adoptar el muralismo en 1934 y través de sus obras hay una reiteración de los vínculos históricos y culturales entre argentinos y la “madre patria”.

En la estación San Juan hay murales de Martín S. Noel y Manuel Escasany. Uno de ellos refleja paisajes de las ciudades de Zamora, Salamanca y León, puntos importantes de la Ruta de la Plata que conectaba el norte y el sur del país ibérico. La obra destaca estas importantes ciudades a través de sus construcciones emblemáticas. Por otro lado, en otra de las intervenciones los artistas invitan a hacer un paseo visual por las calles medievales de Levante, Albacete, Murcia y Valencia.

Línea D: el templo subterráneo del fútbol

Arte Urbano - Subte D

Con 16 estaciones, la línea D une el Centro, Palermo y los barrios más alejados del norte de la ciudad. Identificada con el color verde, su estilo mezcla el movimiento muralista de la década de 1930 con obras de artistas contemporáneos de paisajes, costumbres argentinas e hitos importantes. En resumen, en esta línea se destacan las principales tradiciones que ayudaron a crear la identidad nacional.

La estación José Hernández pasa por debajo de la av. Cabildo y en sus paredes hay obras de diversas temáticas. Cuenta con cuatro murales del artista plástico Raúl Soldi, pintor de la cúpula del Teatro Colón. Por otro lado, el pintor y escultor Rogelio Polesello contribuyó con las obras "Sin límites I y II", dos murales abstractos formando un díptico que, unidos, generan efecto de reflejo. Finalmente, a través de una obra colectiva que data del 2015, surgió el homenaje a Lionel Messi con pósters del jugador, principalmente con la camiseta de la selección argentina, varias pelotas de fútbol decoradas y una escultura de Leandro Sívori.

Línea E: la estación del pasado y del presente

Arte Urbano - Subte E

La línea E, con 15 estaciones e identificada con el violeta, también une al centro porteño con el barrio de Flores y fue la última estación en construirse en el siglo XX. Sus obras reflejan los principales hitos de la historia argentina y los paisajes típicos del país. Sus murales son una mezcla de obras históricas y modernas que muchas veces se han hecho en el mismo lugar en el que están emplazadas.
Entre ellas, se destaca la estación “Boedo”, ubicada en el barrio homónimo, cuya historia está atravesada por la tradición tanguera. Los murales realizados por Pedro Cueva, llamados "Boedo y todo el cielo", homenajean a Homero Manzi, Aníbal Troilo y célebres representantes de tango del "Grupo Boedo". Con elementos de geometría en las obras, unen los conceptos de esencia, materia, cielo, tierra y energía. En contraste, el mural "Boedo a mediados del siglo XIX", obra del artista Alfredo Guido, muestra otra imagen del barrio con casas bajas, calles de suelo batido y personas cultivando frutas y hortalizas.

Línea H: la unión del tango y la diversidad

Arte Urbano - Subte H

La línea H tiene 12 estaciones y es la más nueva de todas, construida íntegramente en el siglo XXI. Une la ciudad de norte a sur pasando por Jujuy y Pueyrredón. Su temática es casi exclusivamente tanguera: en sus estaciones se recuerda a los inolvidables cantantes, músicos y compositores del género.

Por más que el tema principal sea el género del 2x4, destacamos una parada única en el mundo. Se trata de la estación Santa Fe / Carlos Jáuregui, la primera en el mundo en llevar el nombre de un activista LGBT que luchó por los derechos humanos. Por más que también haya un homenaje al cantante Osvaldo Pugliese, la estación está llena de referencias al movimiento LGBT: la intervención del artista Daniel Arzola incluye murales que representan de diversas maneras a la comunidad.


Disfrutá también de otras obras al aire libre de Buenos Aires.