Buenos Aires, donde la ciudad en sí misma es un museo de arte

Descubrí el trabajo de los artistas más reconocidos en las calles o edificios de la capital argentina.

Buenos Aires es sinónimo de arte. La combinación cultural de influencias europeas y latinas ha inspirado a numerosos artistas a constituir su propio estilo. Decenas de museos y galerías de arte exponen el trabajo de nuevos y renombrados exponentes; sin embargo, muchos talentos presentan sus obras en espacios al aire libre, como calles y parques.

Te presentamos siete artistas de Buenos Aires y las obras que podés encontrar durante tu estadía en la ciudad sin afectar tu bolsillo.

La artista que transformó el arte en un evento y los eventos en arte

La reconocida artista Marta Minujín se hizo famosa por sus "eventos" en Buenos Aires y muchos otros lugares del mundo. Bajo la influencia del arte pop (debido a su amistad con Andy Warhol), ganó fama internacionalmente con sus instalaciones “vivas” en las que el público podía interactuar. Recorrer, gatear o acostarse en estas muestras forma parte de su impronta. Minujín también es conocida por sus grandes intervenciones públicas, como cubrir la base del Obelisco de Buenos Aires con helado en 1964, construir una Torre de Babel de 30 mil libros en la plaza San Martín en 2011 o armar un Panteón de los Libros Prohibidos en Berlín en 2017.

Para ver: su escultura de las Naciones Unidas en el Parque Carlos Thays.

El hombre que pintó el puerto - en dos sentidos

Benito Quinquela Martín es recordado por muchos como el pintor porteño por excelencia, con sus inconfundibles representaciones del trabajo duro del puerto en el barrio de La Boca. Gran parte de su producción se compone de imágenes vivas y vigorosas: abundan las tempestades, los incendios y el trabajo cotidiano en los docks y astilleros de los años 20. Sin embargo, su mayor y más ambicioso trabajo no fue una pintura en tela, sino la decisión de pintar una calle entera, cuya iniciativa dio forma a uno de los espacios más tradicionales y pintorescos de la ciudad: Caminito, el museo a cielo abierto de La Boca. Junto con un grupo de colegas decidieron pintar unos antiguos conventillos para devolverle su vida a una calle abandonada y lo nombraron así en honor al título de un tango antiguo.

Para ver: caminá por Caminito y visitá el Museo Benito Quinquela Martín (se encuentra muy cerca, también en el barrio de La Boca).

El realista pop

Antonio Berni fue un gran exponente del realismo social de América Latina. Parte de su obra consistió en describir las dificultades de los argentinos ante los efectos de la industrialización. También incorporó elementos de costumbres tradicionales y del folclore para así crear una combinación única. A partir de los años 50, sumó influencias del arte pop con materiales descartados para representar la vida de su personaje recurrente, Juanito Laguna, quien refleja la vida de personas en situación de vulnerabilidad.

Para ver: las pinturas de Berni se pueden apreciar en las cúpulas del centro comercial Galerías Pacífico.

El iconoclasta peronista

Daniel Santoro es un artista contemporáneo de la Argentina casi tan controvertido como los Hermanos Chapman o Romero Britto. Normalmente mezcla en sus imágenes sus ideas políticas peronistas con iconografía religiosa. Nacido en el barrio de Constitución en 1954, desde sus inicios mezcló la cultura pop local con estilos orientales que resultaron en, por ejemplo, obras de Gardel. Sin embargo, es más famoso por su visión sobre la historia política argentina.

Para ver: el trabajo más reconocido de Santoro es el monumento a Evita que se encuentra a ambos lados del antiguo edificio del Ministerio de Desarrollo Social, mirando hacia la Av. 9 de Julio.

El inventor místico

El excéntrico Xul Solar entremezcló en sus obras arte, invención y misticismo. Era además escritor, ocultista, astrólogo y políglota (estaba familiarizado con 20 idiomas e inventó dos lenguas propias). Si bien suelen ubicarlo junto a los maestros de la literatura porteña de la primera mitad del siglo XX, Xul Solar se reconocía también como un inventor: entre otras ocurrencias, creó su propio piano y hasta una versión libre del juego de ajedrez. Xul también soñaba con convertir su casa en un espacio de encuentro para artistas y creadores llamado “Fundación Pan Klub”; en 1992, su viuda Lita Cadenas lo hizo realidad, dando lugar al museo Xul Solar.

Para ver: el museo Xul Solar se ubica en la antigua casa del artista en Recoleta.

La escultora rebelde

Las obras sensuales de Lola Mora fueron un verdadero escándalo en su época. Una de sus piezas más famosas, la Fuente de las Nereidas, fue retirada de la Plaza de Mayo debido a la controversia causada por mostrar cuerpos femeninos desnudos. Fue transportada a Puerto Madero, que para ese entonces no era el barrio de vanguardia que es hoy. En la actualidad, pueden verse varias de sus esculturas en las escalinatas del edificio del Congreso Nacional. Lola Mora es un símbolo de las mujeres artistas en la Argentina.

Para ver: la Fuente de las Nereidas, en la intersección de las calles Tristán Achával Rodríguez y Padre Mingone.

El surrealista suelto en la ciudad

Un artista que tiene una marcada preferencia por las intervenciones públicas en lugar de los museos es Martín Ron. Nacido en la provincia de Buenos Aires, Ron es un artista callejero que toma las calles de la capital argentina como su principal lienzo. Sus obras se pueden encontrar en paredes de edificios como así también en estaciones de subte. Él fue uno de los primeros en pintar obras a gran escala en la ciudad y llevó su estilo a murales de todo el mundo.

Para ver: El Cuento de los Loros se ubica en la intersección de las calles Holmberg y Rivera en el barrio de Villa Urquiza.


¡El arte vive en las calles de Buenos Aires! Conocé un poco más sobre nuestro arte urbano.