¿Qué requisitos de ingreso debés cumplir para poder visitarnos?

¿Cómo está funcionando la ciudad y cuáles son las actividades disponibles a partir de las medidas vigentes?

¿Qué hacer y dónde acudir si tenés síntomas o sos contacto estrecho?



Platos de todo el mundo, preparados por gente de todo el mundo
Un viaje que recorre la gastronomía global en la capital argentina.

En Buenos Aires, como en muchas otras metrópolis, es posible probar comida típica de innumerables ciudades. Pero la oferta gastronómica porteña tiene un detalle que la distingue del resto: los platos que se sirven son preparados por chefs de todo el mundo.

En muchos barrios de la capital argentina residen colectividades de inmigrantes de distintos países que traen consigo su maravillosa gastronomía. De hecho, un gran número de los restaurantes de mayor renombre (algunos de ellos destacados en los “50 Best Latin American Restaurants”) no se especializan en ofrecer platos típicamente porteños sino en menúes e ingredientes de otras tierras.

El Barrio Chino, una zona enclavada en las cercanías de las barrancas de Belgrano, ofrece todo tipo de productos originarios de la milenaria cultura china. Allí se ofrecen platos salteados, asados o cocidos al vapor con arroz, soja, jengibre, salsa de ostras y pimienta de Sichuan como principales ingredientes.

También con un origen oriental, la cocina japonesa entra en juego con piezas de pescado amalgamadas con arroz, pepino, algas y demás sabores ya incorporados al paladar local. Un resultado fantástico se logra cuando se fusiona con la cocina peruana, que en los últimos diez años se transformó en un referente gastronómico de Latinoamérica.

La importante colectividad judía de la Argentina realizó su aporte culinario, con las etnias ashkenazi y sefardí incorporando platos centroeuropeos y de Medio Oriente, respectivamente. Por otro lado, Palermo y Villa Crespo fueron dos de los barrios elegidos por la comunidad árabe para asentarse, con preparaciones a base de trigo burgol, anís, arroz, tomate, cordero, sésamo, ajo, morrones y un infinito surtido de especias.

Desde las mismas tierras europeas, la cocina española aterrizó en Buenos Aires en la época colonial y marcó presencia desde el comienzo. El puchero, las sopas y los guisos a base de cebolla, ajo, azafrán, pimentón, chorizos y morcillas son sus platos fuertes. Por otra parte, la influencia francesa es la que explica tantos omelettes, crepes, panqueques y medialunas, mientras que la italiana fue la inspiración para crear la auténtica pizza porteña.

Pero esto no es todo: también hay restaurantes que sirven comida mexicana, armenia, turca, polaca, tailandesa y mucho, mucho más. ¡Sumate a nuestro viaje gastronómico sin moverte de Buenos Aires!

#asado, #carne