La creatividad porteña en los infinitos “Palermos”

El barrio más extenso de Buenos Aires cuenta con un sinfín de subdivisiones.

Palermo Viejo, Soho y Hollywood

Palermo

Palermo Viejo probablemente sea la zona más “movida” de este barrio, fundamentalmente porque se construye de otros dos microbarrios (no se vayan a marear con tanto desglose). Por un lado el Soho, lleno de negocios de diseñadores independientes, galerías de arte y librerías, tal como encontrarías en el neighborhood de nombre homónimo de la Gran Manzana. Por el otro, el Hollywood, que se caracteriza por sus estudios de televisión y cine, haciendo referencia al distrito que se encuentra en Los Ángeles. Pequeño detalle a tener en cuenta: al Soho también se lo conoce como Hot o Medio, mientras que Hollywood fue hace tiempo denominado como Palermo Bagdad por el mítico cantante argentino Charly García.

Inmerso en un mundo creativo e innovador, ¿por qué entonces se lo conoce como Viejo? La respuesta está a la vista: se lo llama así por sus casas bajas de épocas de antaño que siguen hoy contribuyendo al eclecticismo de sus calles. Si hay algo que caracteriza a Palermo Viejo es su entendimiento absoluto del arte urbano, capaz de ser explorado en una exclusiva visita guiada del Ente de Turismo. Su principal polo gastronómico y actividad nocturna se concentra en Plaza Cortázar (antes conocida como Plaza Serrano), aunque perderse entre sus calles en búsqueda de pequeños bares y restoranes impulsados por jóvenes chefs emergentes también es una gran idea. Si lo visitás un fin de semana, no te pierdas de sus ferias artesanales.

Palermo Botánico, Chico y Alto Palermo

Palermo

Son posiblemente las zonas más sofisticadas de Palermo. La primera, como su nombre lo indica, se ubica alrededor del Jardín Botánico, un oasis de vegetación ubicado en el medio de la ciudad. Palermo Chico, por su parte, tiene un matiz similar en su historia ya que se trata de una de las tantas creaciones del paisajista Carlos Thays, quien en 1912 dio vida a un barrio arbolado y de edificios elegantes; sin embargo, su elemento distintivo es su gran cantidad de alternativas culturales, con museos, galerías de arte, monumentos y espacios al aire libre. En la localidad restante, que justifica su nombre por el centro comercial que se ubica en av. Santa Fe y av. Coronel Díaz, encontrarás mucho locales de ropa, uno pegado al lado del otro.

Vamos con un entre paréntesis para Palermo Chico: no te pierdas del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA) con las colecciones más importantes de todo el continente, en el Museo de Arte Popular José Hernández encontrarás toda la tradición criolla argentina y deslúmbrate con el Museo Nacional de Arte Decorativo y sus renombradas obras esculturales.

Las Cañitas, Palermo Pacífico y Palermo Nuevo

Palermo

Las presentamos como zonas ideales para pasear durante el día y… ¡espléndidas para visitar durante la noche! La historia de Las Cañitas comenzó con una granja que poseía idéntico nombre; luego, con el tiempo, se lo empezó a conocer como “La Imprenta” debido al local de gráficas que se ubicaba próximo al Hipódromo de Palermo. En la actualidad, además de su gran cantidad de bares y restaurantes, este barrio es conocido por sus actividades deportivas relacionadas al polo, turf y golf.

Asimismo, Palermo Pacífico hace referencia al puente que une a diferentes espacios de la ciudad y Palermo Nuevo a unas calles cargadas de oficinas, joyerías y tiendas de delicatessens. Y, como en todo Palermo, no te pierdas la posibilidad de probar distintos tipos de platos argentinos y del mundo.

Y otros menos conocidos

Palermo

Ya mencionamos muchas divisiones de Palermo aunque, claro, estas no terminaron ahí. Por empezar, tenemos Palermo Vivo, en donde se ubica Casa Joven (un espacio en donde se realizan actividades y proyectos desde una perspectiva de transformación social), allá por el Rosedal y cerca del Jardín Japonés. Y, ¿sabías que también existe un Palermo Sensible o Villa Freud? Se llama así por la cantidad de consultorios de psicología y psiquiatría que se asentaron en los últimos años.

Incluso algunas zonas aledañas, fundamentalmente dos de ellas, buscaron nuevos nombres que le dieran un impulso en el ámbito inmobiliario: se trata de una parte de Villa Crespo que fue catalogada como Palermo Queens y otra de Chacarita que, como en un juego de palabras, comenzó a ser llamada como “Chacalermo”. Así que no te sorprendas si, en los próximos años, surgen nuevas denominaciones del creativo Palermo.

¡Te invitamos a visitar el itinerario tradicional de Palermo y los emblemáticos barrios de Buenos Aires!