Así somos

Vení a Buenos Aires y descubrí por qué la llamamos "la ciudad de todas las pasiones".

¡Conocenos!

Nuestra sangre es inmigrante. Somos apasionados. Somos "familieros". Nos damos abrazos fuertes. Saludamos siempre con  un beso. Nuestras mesas están llenas de amigos, tíos, primos, hijos y hermanos. Hacemos ‘sobremesa’. Discutimos acaloradamente.  Nos emocionamos con envidiable facilidad. Estamos hechos de contrastes, la cultura popular y la cultura sofisticada, lo tradicional y lo moderno,  las religiones de siempre y los ídolos modernos.

Nuestra ciudad está llena de vida e intensidad, enriquecida con historias que se comparten y entrelazan. Acá, nos encontramos por la calle, nos sentamos por horas en las mesas de los cafés. Acá nos miramos a los ojos.  Acá, la noche es un nuevo día. La ciudad se enciende con sus cientos de teatros con sus miles de restaurantes y barras. La noche te despierta.

Acá no hablamos español, hablamos porteño, algo que no vas a encontrar en ningún otro lado. Acá un partido de fútbol es un espectáculo que deberías ver al menos una vez en la vida. Acá los taxistas son poetas y filósofos.
Acá vamos a mostrarte el tango y el dulce de leche y queremos descubrirte, queremos conocerte. Porque acá no recibimos turistas; hacemos amigos. Y podrás encontrarnos un poco ruidosos, pero por, sobre todo, auténticos.
Acá, en Buenos Aires de algo podés estar seguro: te sentirás parte de la ciudad. Y cuando  te vayas, te llevarás algo nuestro y dejarás tu huella.

 

Porque somos Buenos Aires, la ciudad de todas las pasiones.