Actividades para niños

Buenos Aires es fantástica para los chicos y tiene muchísimas atracciones. Compartí en familia las actividades lúdicas, educativas y culturales que ofrece la ciudad.
Buenos Aires es fantástica para los chicos y tiene muchísimas atracciones que se adaptan a distintos presupuestos y a diferentes gustos para canalizar toda la energía infantil y dar rienda suelta a la acción. ¡Encontrá aquí algunas ideas!

Museos 

Los museos no son necesariamente aburridos, estáticos y silenciosos, sino que pueden ser interactivos, desafiantes, originales y proponer muchas actividades divertidas y variadas para compartir en familia. Muchos de los museos en Buenos Aires –encontrarás más de 100 entre públicos y privados- podrás disfrutar de obras de teatro, conciertos, talleres y exhibiciones creativas.

Te invitamos a conocer el Museo del Humor, en av. De los Italianos 851, que reúne las obras de los grandes maestros del dibujo, la ilustración y la caricatura; el Museo de los Niños, un museo interactivo en el shopping Abasto que recrea los espacios de una ciudad, donde los chicos pueden jugar a ser albañiles, médicos, camarógrafos, capitanes, marineros, veterinarios y más; el Museo Prohibido No Tocar, en Junín 1930, un espacio para la experimentación, donde la regla más importante es tocar cada pieza exhibida y donde los más chicos van a aprender sobre electricidad, arte, física, química, música y más, mientras despiertan nuevos intereses y florecen proyectos, ideas y nuevas inquietudes.

El Museo Argentino de Ciencias Naturales, en Parque Centenario, resulta imperdible para revivir el fascinante mundo de los dinosaurios. 

Además, animate a descubrir  todos los museos de la ciudad con temáticas tan variadas como el cine, el arte contemporáneo, el arte popular y mucho más. 

Para aventureros y deportistas

En los Bosques de Palermo, en la zona de Parque Tres de Febrero, se brindan toda clase de atracciones al aire libre. Un ámbito perfecto para andar en bici, en patines y divertirse con un paseo en bote. En el Parque de los Niños, a orillas del río en el barrio de Núñez, las actividades lúdicas, culturales y deportivas garantizan un programa inolvidable. Otra opción es vivir la ciudad desde el río. Se puede realizar un paseo en barco de 30 minutos por el Río de la Plata, donde se puede apreciar la Reserva Ecológica, el muelle de Pescadores, Dock Sud y el Puerto de Buenos Aires a lo largo del Canal del Norte. Existen promociones donde los menores de 10 años viajan gratis. La Reserva Ecológica, en Costanera Sur, es el mayor espacio verde de la ciudad. Con una vista privilegiada al Río de la Plata es un lugar ideal para descubrir distintas especies animales entre la vegetación, planificar caminatas o recorridos en bicicleta.
 

Los clásicos para todos

El Jardín Japonés,  cuenta con una gran variedad de especies vegetales, un lago habitado por peces carpa, una isla y varios puentes que hacen volar la imaginación de los más chicos. Otro infaltable es el Planetario, con actividades y espectáculos durante todo el año que combinan ciencia y juegos.
El Paseo de la Historieta, comienza en el barrio de Monserrat, con la escultura de Mafalda, en la esquina de las calles Defensa y Chile. Continúa por San Telmo y finaliza en Puerto Madero. Este paseo rinde homenaje a los personajes más entrañables y famosos del cómic argentino. 
La Feria de Mataderos, para revivir las tradiciones y compartir en familia. Hay paseos en sulky y pony; danzas folklóricas; el amasado y cocción de pan; los juegos típicos, como sapo, herradura, carrera de embolsados y cinchada y las actividades didácticas para ensillar y desensillar un caballo, la carrera de sortijas y otras destrezas gauchescas. La feria funciona los domingos y feriados desde las 11 h.
 

Para los que disfrutan del teatro

La amplia oferta teatral infantil deslumbra en la Avenida Corrientes, sobre todo en las vacaciones de invierno, pero las obras de teatro también dicen presente en los barrios durante todo el año, en muchos casos con costos de entradas muy accesibles o a voluntad.
 

Para los golosos

Buenos Aires se luce a nivel gastronómico, con una enorme cantidad de restaurantes y bares con comida rápida o platos elaborados y listas de precios para todos los bolsillos. Ir con niños no es un problema, muchos de ellos cuentan con espacios de recreación como peloteros y otros juegos, además de servir menús infantiles. Mención aparte merecen las heladerías porteñas, parada obligada en cualquier momento del trayecto turístico. Tanto en las grandes cadenas como en los locales barriales se pueden degustar delicias que van desde sabores típicos, como dulce de leche o chocolate, hasta los más sofisticados para descubrir.