A partir del 20 de marzo de 2020 y por el Decreto 297/20, todo el país ingresó en un período de

aislamiento social, preventivo y obligatorio.

¿Qué significa?

Que no podés salir de tu domicilio o alojamiento en la Ciudad más que para proveerte de

artículos esenciales, como alimentos, artículos de limpieza y medicamentos.

Si no cumplís con estas normas, estás cometiendo un delito.


En caso de haber viajado a un país donde circula el virus o haber tenido contacto con

algún enfermo, debés permanecer durante 14 días en aislamiento.

Y si además tenés algunos de los síntomas, llamá gratis al 107


Para más información, mandá un correo electrónico a turismo@buenosaires.gob.ar

Tokio

Las paredes del local presentan una iconografía con entrañable carga documental…

En 1930, se inauguraba el Café Jonte en la esquina de Álvarez Jonte con el “pasaje” Tokio. A partir de entonces allí paró no sólo “la barra de la esquina”, sino la de todo el barrio.

En 1950, “Año del Libertador General San Martín”, el café cambió su nombre por el de Tokio. Por entonces, su propietario era Jesús Feas Albor, quien había comenzado trabajando en el café como lavacopas. Algún tiempo después su denominación oriental mutó en la galaica Santiago de Compostela. Finalmente la tozudez amarilla triunfó y el café fue definitivamente El Tokio.

De los muchos personajes que pisaron el complejo y bello dibujo de sus mosaicos calcáreos recordamos a Héctor Osvaldo Facundo, aquel wing, estrella del San Lorenzo de Almagro en la década de 1960; a Carlos Ragno, campeón argentino de Fórmula 4; al periodista Juan José Lujambio; al director cinematográfico Luis Puenzo; al pensador Oscar Masotta, “el marxista de los happenings”, figura crucial en la modernización del campo cultural argentino durante los años 60; al dibujante y pintor Carlos Garaycochea y a su hermano Atilio; al Dr. Felipe Monk, especialista, reconocido internacionalmente, en restauración edilicia; a Ramón Maddoni (descubridor de cracks del fútbol); a Federico Insúa, jugador notable en Independiente y Boca; al inigualable Diego Maradona, y al gremialista cervecero Saúl Ubaldini.

Por el año 2005, dos fieles habitués, Ángel Álvarez (Angelito para todos) y el arquitecto Jorge Espasandín, juntaron su amor por El Tokio y se hicieron cargo del local. Desde entonces la actriz y vedette Carmen Barbieri es su madrina.

Las paredes del local presentan una iconografía tan variada como interesante: una copia al óleo, de gran tamaño, del cuadro Los borrachos de Velázquez; seis coloridas chaquetillas de jockeys; una foto de Pappo; la tapa de un menú de Maxims ilustrada por Sem; una foto de Alberto Olmedo como el Capitán Piluso con el actor y amigo del café, Héctor Canosa; varios banderines de equipos de fútbol con el de Vélez Sarsfield en sitio destacado, lo mismo que una foto del equipo de Liniers dirigido por Victorio Spinetto con Simeone, Basílico, Mareque y Cielinsky, y otra de “El Duque” Juan José Ferraro; un dibujo original de Garaycochea dedicado al Café; una foto en relieve de Maradona en la selección y con su mejor estampa, además de varias viejas fotos del café y algunas del caballo “Respingo”, crack del 72, aportan su entrañable carga documental.

Recorré los barrios más emblemáticos.

 

ALVAREZ JONTE AV. 3550

4568 4999