LGBTIQ

Buenos Aires es uno de los destinos latinoamericanos preferidos por lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, intersexuales y queers.

Lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, intersexuales y queers encuentran en Buenos Aires un destino con muchas propuestas culturales, artísticas y sociales para disfrutar de una estadía inolvidable.

¿Razones para conocer Buenos Aires y su propuesta LGBTIQ? La noche porteña es una de ellas, con sus bares y barras de autor, sus boliches y terrazas; también lo es el Festival Internacional de Tango Queer, que en 2016 se celebra del 14 al 20 de noviembre con clases y milongas; la marcha del orgullo gay; el festival Buenos Aires Diversa; el Festival internacional Asterisco, de cine LGBTIQ, y muchas propuestas más.

Eventos destacados

  • Buenos Aires Diversa
  • Festival Internacional de Cine LGBTIQ Asterisco

 

Matrimonio igualitario

Con la ley de Unión Civil aprobada en 2002, Buenos Aires fue la primera ciudad de Sudamérica en establecer una ley que otorgara a las parejas LGBTIQ los mismos derechos y beneficios sociales que las parejas heterosexuales. Luego en 2010, el Congreso argentino sancionó la ley de Matrimonio Igualitario, que permitió el casamiento entre personas del mismo sexo y garantizó a los cónyuges los mismos derechos de los que gozan los matrimonios heterosexuales. De esta forma, Buenos Aires y la Argentina se convirtieron en la primera ciudad y país de Latinoamérica en proteger los derechos de la comunidad LGBTIQ en lo referido a matrimonios.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ha ido más allá tras aprobar una reglamentación que habilita a contraer matrimonioa los extranjeros que visiten la Ciudad de manera transitoria. Los turistas que quieran casarse en Buenos Aires no necesitan poseer un domicilio legal fijo en la Argentina ni tener un tiempo mínimo de permanencia, con solo declarar un alojamiento transitorio y hacer la presentación en las oficinas del Registro Civil, se autoriza a contraer matrimonio a los cinco días de iniciado el trámite.

Ley de identidad de género

En 2012, el Congreso Nacional sancionó la Ley de Identidad de Género, que estipula que la identidad genérica autopercibida es un derecho y que los cambios registrales e intervenciones quirúrgicas y hormonales deben ser realizadas con la mera voluntad de la persona, sin necesidad de patologización.