Evita

La lucha por los derechos de las mujeres definió su historia; casi tanto como ella marcó las calles de la ciudad.

La mujer que tuvo la mayor trascendencia a nivel político en la historia de la Argentina nació en la localidad de Los Toldos, a 300 kilómetros al oeste de Buenos Aires. Casada con el Presidente Juan Domingo Perón, es reconocida en todo el mundo por su lucha por los derechos de la mujer (como el del voto femenino o la patria potestad compartida) y por sus programas de ayuda social a los más necesitados.

La llegada a Buenos Aires

El recorrido para conocer los lugares por los que transitó Evita en Buenos Aires comienza en la Estación ferroviaria de Retiro, lugar adonde llegó a los 15 años desde su ciudad natal.

Luego prosigue por la Plaza de Mayo, epicentro del poder político del país y a donde muchas veces acompañó al presidente más influyente de la Argentina. Vecino a la plaza se encuentra el Palacio de la Legislatura, donde se encontraban las oficinas de Evita cuando en el edificio funcionaba la Fundación Eva Perón de asistencia a los necesitados.

La vecina Avenida de Mayo es la próxima parada de la recorrida: en la sede del Sindicato Gastronómico (UTHGRA) que se encuentra en el número 930 de esta popular arteria existe una colección permanente de objetos e imágenes de Evita, conocida como “El Museo del Pueblo”

Su presencia más destacada

A pocas cuadras de allí, en la Avenida 9 de Julio y Moreno, se yergue el edificio del actual Ministerio de Desarrollo Social, reconocible por los dos inmensos murales de Eva Perón sobre sus lados norte y sur.

Desde un palco montado al lado de este edificio, Evita realizó su célebre discurso de 1951 en el que renunciaba a la candidatura a la vicepresidencia de la Nación, compartiendo la fórmula con Juan Domingo Perón.

Desde allí conviene dirigirse hasta las Avenidas Paseo Colón e Independencia, para conocer el edificio de la Facultad de Ingeniería, que fuera originalmente construido para ser la sede de la Fundación Eva Perón, pero que Evita no llegó a inaugurar por su temprano fallecimiento en 1952.

Detrás de este edificio se encuentra la sede de la Confederación General del Trabajo (CGT), donde el cuerpo de Evita fue embalsamado y mantenido en exposición hasta el golpe militar de 1955 que derrocó al Presidente Perón.

El lugar donde conoció a Perón

Caminando por la vecina Avenida Ingeniero Huergo hacia el norte se llega hasta el Luna Park, el célebre estadio cubierto de la Ciudad donde Evita y Perón participaron, en 1944, de un festival solidario a beneficio de las víctimas del terremoto de San Juan y que es considerado como el punto de partida de su relación.

Una herencia vigente

Desde allí el recorrido continúa en el Cementerio de la Recoleta, donde se encuentra la bóveda de la Familia Duarte, tumba de Evita y lugar de peregrinación de miles de personas cada año. Cerca de allí, al pie de la Biblioteca Nacional, se puede visitar la Plaza Evita y su monumento alegórico, obra del escultor argentino Ricardo Gianetti. Finalmente, la recorrida llega hasta el Museo Evita, en el barrio de Palermo, donde se puede visitar la muestra de objetos que pertenecieron a esta personalidad fundamental de la política argentina.